Finca El Maco, San Agustín
FINCA EL MACO

Más Arqueología

Su nombre fue dado por los campesinos de la región por encontrarse cerca de un cerro en forma redondeada, antes conocido como Cerro de la Cuchilla.

Ubicación: 7 km del área urbana de San Agustín, en la Vereda la Chaquira

Datos históricos: Las esculturas fueron halladas por campesinos e investigadas por el etnólogo alemán Konrad Theodor Preuss en el año 1913. Augstín Codazzo relata la destrucción de un templete semejante a los de las mesitas que se encontraban en la vertiente noroeste. De este actualmente sobresalen dos esculturas: una con forma parecida al águila de la Mesita B del parque arqueológico que agarra con sus patas y muerde con su pico una serpiente, asociada al simbolismo del aire y la tierra; la otra por su cara feroz y sus manos en reposo. Se interpreta en estas esculturas como la representación del chaman fundamento de poder. Estas esculturas no están en su lugar de origen.

Su nombre se debe al árbol de Poroto o Chachafruto que existe en la región.

Ubicación: 200 m de la Pelota al norte del parque arqueológico

Datos históricos: Las esculturas policromadas fueron encontradas por campesinos de la región e investigados por Julio Cubillos Charry.

Compuesto por dos templos con estatuas que representan a los señores principales pintadas con los colores amarillo, rojo, blanco y negro, símbolos mágicos de su linaje. De los elementos de color se destaca, en una de ellas, la mascara pintada que corresponde con la cabeza del rey de los gallinazos. En 1993 se encontró una otra estatua cerca de la escultura del antifaz, en una mano porta un cuchillo ceremonial, un tumi, en la otra un niño. Puede representar un sacrificio o también una trepanación.

Su nombre se debe a que el sitio era rodeado de una planta de la familia de las gramíneas, conocido como chaquira.

Ubicación: 2.5 km del área urbana de San Agustín en la Vereda la Chaquira

Distancia: 1.5 km entre el Tablón y la Chaquira

Datos históricos: No hay información sobre quien encontró las rocas talladas pero se mencionan en escritorios desde tiempos de los colonizadores. Fueron investigadas en el año 1937 por Jose Perez de Barradas.

Datos generales: En el recorrido se observa mucha flora y fauna diversa. El sitio es un conjunto de rocas volcánicas localizadas a orillas del cañón del río Magdalena entre las cordilleras central y oriental. En la roca se observa una serie de relieves tallados con figuras humanas y de animales, que no fueron enterrados sino esculpidas in situ. De estas sobresalen tres figures grandes de pie, elaboradas en un solo bloque, con los brazos y los pies hacia los lados. Por su posición respecto al sol y al río. Una figura masculina mira hacia el oriente, otra de coronas con penachos de plumas de sexo viril en erección mira hacia el norte y la femenina hacia el sur. Las tres miran el río que en este sitio corre del norte al sur.

La zona alrededor era madera y a lo largo de la orilla de la quebrada se aserraba. Este era un punto donde sacaban los tablones y por eso fue dado el nombre Tablón.

Ubicación: 0.5 km del área urbana del poblado de San Agustín, en la Vereda el Tablón, 30 minutos caminando o en caballo del Maco.

Datos históricos: El arqueólogo alemán Konrad Theodor Preuss mencionó el hallazgo de las esculturas en 1913 en cercanías al riachuelo el Tablón, que nace en las vecindades del Cerro de la Pelota que recorre luego en dirección este – sureste hacia el río Magdalena.

En la actualidad se encuentran cinco estatuas con representaciones antropomorfas y zoomorfas. Una de ellas en una talla incipiente, lo que hace pensar que la obra no fue terminada, presenta rasgos felinos tanto en las extremidades inferiores como en las exteriores. La figura principal se infiere como una representación femenina, sus atuendos corresponden a una túnica que cubre todo su cuerpo. Esta vestimenta debió corresponder a un personaje importante.

Se infiere que esta comunidad fue politeísta: rendir culto al sol y a la luna debió ser una dedicación constante. Es por eso que esta figura esta considerada una deidad lunar. Las figures restantes corresponden a figuras humanas y a animales que podrían ser símbolos religiosos asociados a la muerte. Esas esculturas no están en su lugar original, se encontraron en un montículo a escasos metros de donde hoy se encuentran.